martes, 5 de septiembre de 2017

Por primera vez.

   Mientras él dormía junto a mi, me atrape en un sueño en el cual trepaba un árbol en lo alto, tan alto que  pude ver un trozo de cielo esperando impaciente por mi. Entonces escapé lejos... ¿Podré algún día escapar del mundo? Yo solo quería irme a casa, irme a casa donde pertenezco, ya no podía soportarlo mas...

   Estaba danzando bajo la lluvia y me sentí tan viva, que quería que estuvieses ahí, pero seguía sin entender... Entonces recordé todas las caras que he conocido, a todos los lugares en los que he estado... Y entonces pude sentir la luz por primera vez, las marcas se han asentado en mi piel y nadie sabrá la suerte que tengo de estar viva, entonces sentí los rayos del sol por primera vez, no, nadie sabe la suerte que tengo, de estar aquí

   Mientras él hablaba junto a mi, pude ver que sus palabras estaban manchadas con resentimientos, disfrazados de pies a cabeza, pero me quedé. Y todo este tiempo, me estuve mintiendo, mintiéndome en secreto a mi misma, dejando el dolor lo mas lejos de mi, en una caja fuerte llena de dulces, pero entonces escape...
   Y mi corazón aun late, lo sé, mi piel aun siente, mis pulmones aun respiran, pero mi mente aun se asusta... Porque entre los sueños y el corazón hay una disputa, y él no me deja soñar, entre la noche me engaña con millones de voces dentro de mis sueños, y esto deja a mi corazón tan incompleto...

      Mientras pintaba un cuadro, un cuadro que trataba de ti, por un momento pensé que estabas aquí, pero otra vez, no fue así.  Entonces escape lejos, buscando un lugar suave en el cual caer, un lugar al cual pertenecer.

   Una guerra dentro de mi mente, detrás de mis ojos, esta cayendo y por milésima vez, me siento muy cansada de siquiera intentar. Entonces recuerdo todas las caras que he conocido, todos los lugares en los que he estado y entonces siento la luz, que por primera vez  sabrá la suerte que tengo de estar viva.

   No se donde estoy o a donde iré, ni siquiera donde y como empezar incluso, cuando sé que lo que ha quedado atrás no tiene sentido en mi mente, pero se que es tiempo de dejarlo ir.